Con la actual velocidad a la que se mueven hoy las noticias y los reportes de los sucesos, así como las tendencias del mundo y la sociedad, seguramente ya sabrán acerca de las subastas de Servicio de Administración Tributaria (SAT); un hecho que habita entre secreto y leyenda urbana. Pero no, no es ni una cosa, ni la otra. Esta es una modalidad que tiene el SAT para recuperar lo que se incautó de las personas que no pueden pagar sus deudas en efectivo. Pero ¿de qué se trata?

Pues bien, el SAT pone a disposición pública el remate de bienes que han sido embargados, la venta se lleva a cabo a través de la página de subastas en línea SubastaSAT. Los bienes rematados, como mencionamos antes, son producto del embargo que practicaron las autoridades fiscales (Administraciones Locales de Recaudación), a los contribuyentes deudores del fisco federal que no cubrieron en términos de ley los impuestos a su cargo.

El SubastaSAT es una aplicación electrónica mediante la cual el SAT lleva a cabo los remates de los bienes embargados para que las personas interesadas puedan participar en la compra de dichos bienes. Esta modalidad de venta tiene como objetivo que todas las personas que lo deseen puedan adquirir, en estas subastas públicas, bienes embargados por el SAT, a un precio por demás competitivo. Es decir, en estas subastas, las personas pueden adquirir bienes a precios de verdadero remate.

¿Conviene comprar ahí?

Lo primero a considerar antes de decidir comprar en las subastas del SAT es si vale la pena. A pesar de que los precios suelen ser llamativos, muchas veces existen detalles importantes de los bienes que deben tomarse en cuenta. Puesto que una vez adquirido cualquier tipo, probablemente hay que hacerle alguna reparación. Esto se debe a que el SAT, a la hora de subastar un auto, no permite a los posibles compradores que revisen los bienes, esto ocurre a través de fotografías, entonces no podemos tener la certeza de que estén en buen estado o funcionen correctamente. Los compradores sólo tienen una vista superficial del bien, lo que impide revisarlo o ver con más detalle su estado. Así que es muy probable que cuando una persona compre uno de estos bienes, tengan que pagar luego por reparaciones. Un consejo para esto es que se debe tener un presupuesto extra para este tipo de situaciones que pueden presentarse.

Esto debido a que el SAT no nos brinda una garantía de que los bienes se encuentren en un buen estado. Hay que recordar que estos bienes son incautados por procedimientos de cobro de impuestos principalmente y por ello, la mayoría de las veces, no poseen revisiones formales. Casi todos estos autos tienen la gran ventaja de que no poseen multas que haya que cancelar a la hora de comprarlos. Sin embargo, hay ciertas excepciones, por lo que siempre hay que estar preparado para este tipo de situaciones y problemas.

Su ventaja más evidente es que los precios siempre serán más bajos que los que se ofertan en las concesionarias o con vendedores en los negocios formales. Esta es la principal razón por la que muchas personas se ven tentadas o bien, van a comprar estos autos a partir de las subastas.

Te puede interesar:

¿Cómo se hace?

Participar en una subasta en SubastaSAT puede parecer complicado, pero una vez que se tiene todo lo necesario es muy sencillo. Es importante mencionar que los remates llevados a cabo por la autoridad fiscal a través de su aplicación, son todavía poco accesibles para la mayoría. Esto se debe en gran medida a la poca amabilidad de la plataforma tecnológica por medio de la cual se realizan las subastas, ya que es limitada y difícil de operar. De manera que, si es de los que piensa que participar en una subasta en línea del SAT, es como hacerlo en alguno de los sitios de subastas por internet que son tan populares actualmente, posiblemente el desencanto le llegará pronto. Si bien ahora existen alternativas que facilitan la consulta del catálogo de bienes en remate, el proceso de participar en la subasta, debe hacerse aún a través de los canales oficiales del SAT (página web, por teléfono o de manera presencial).

A continuación, dejamos los requisitos necesarios para poder participar en las subastas:

¿Has participado alguna vez en una subasta del SAT? ¿Cómo fue tu experiencia? Cuéntanos en los comentarios, nos encanta abrir la conversación con nuestros lectores.

0
1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *